Buscar
18:32h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

DISTINCIÓN CREADA POR EL CENTRO DE INICIATIVAS TURISTICAS HACE 38 AÑOS

La ONG Sonrisas Canarias galardonada con el premio Convivencia Ciudadana 2017

La ONG Sonrisas Canarias nace en 2004 con la finalidad de facilitar alimentos a los vecinos más necesitados del barrio de Valleseco, unas 70 familias. Luis Febles Casanova, su alma mater convirtió el garaje de su casa en un almacén. Cada vez llegaba más mercancía, la sede de la organización se fue convirtiendo en el lugar de referencia para muchas familias. Pero la crisis hizo estragos y hubo que ampliar el ámbito de actuación, primero a las familias del resto de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, y posteriormente de la isla. Es un claro ejemplo de solidaridad y empatía hacia la sociedad a la que ha prestado sus servicios. 

Sonrisas Canarias, con el paso del tiempo, se convirtió en un catalizador de la evolución de la crisis, pues a medida que asumía más retos y apoyos solidarios, iba incrementando las ayudas a los ciudadanos. Con pocas subvenciones públicas, se trazó un rumbo de solidaridad que ocupaba la mayor parte del tiempo de sus impulsores, tanto por parte de la directiva de la asociación de vecinos siglo XXI, germen de esta experiencia, como por los voluntarios de la misma, en muchos casos los propios beneficiarios, que pronto se vieron bajo la responsabilidad de atender a otros ciudadanos.

A parte dan ayuda económica para pagar cortes de agua, evitar desahucios, compra de enseres etc. etc.

Así, entre otras experiencias y mediante acuerdos, han llevado a miles de niños de familias sin recursos al cine. También se han realizado campañas de recogida de juguetes, material escolar o ropa, además de poner en marcha una bolsa de trabajo con la que se ha logrado la inserción de cientos de excluidos sociales.

Esta ONG, por su labor y tesón, es merecedora de este reconocimiento, puesto que sin  grandes titulares y presencia mediática, ha sabido asistir en esta última década de existencia a más de 500.000 personas, a las que ha repartido cientos de miles de toneladas de alimentos que, altruistamente han donado fábricas, comercios y particulares que han confiado en la honradez de este colectivo que ha sabido acompañar a quienes más lo necesitan.

Sin ser alarmistas, durante 2016 asistieron a 20.000 personas y en lo que va de año 2017 rondan ya los 16.000 ciudadanos atendidos con necesidades de primer orden.