lunes. 15.04.2024

Las principales modificaciones que se incorporarán al anteproyecto de reforma de la Ley de Turismo, que incluirá la regulación de este tipo de alojamientos, pretenden establecer como principios de la acción turística la sostenibilidad, la autenticidad, la identidad regional y la calidad de los recursos y servicios; incorporar con rango de ley las viviendas de uso turístico como modalidad de alojamiento y regular la inspección y el régimen sancionador, con especial atención a la actividad clandestina, la oferta ilegal y el intrusismo profesional.

La consulta pública de la reforma de la Ley de Turismo, con la que el Gobierno de Asturias busca mejorar la regulación de los pisos turísticos, ha recibido una treintena de aportaciones que están siendo analizadas para enriquecer el borrador del proyecto de ley que el Gobierno asturiano pretende enviar a la Junta General en próximas fechas. 

La vicepresidenta y consejera de Presidencia, Reto Demográfico, Igualdad y Turismo,  Gimena Llamedo ha aportado este dato durante su comparecencia en la Cámara, donde también ha anunciado que la próxima semana comenzará el diálogo con los grupos parlamentarios sobre la cuarta reforma de la Ley de Turismo. 

Llamedo ha resaltado que el número de aportaciones recibidas en la consulta pública previa, 31 en una semana y la mayoría de particulares, constituye una muestra de la preocupación y el debate social que existe sobre los pisos turísticos y sus consecuencias en la convivencia, puesto que la mayor parte de estos procesos concluyen con una escasa participación.

 “Lo hemos dicho por activa y por pasiva: regularemos los pisos turísticos hasta el límite de lo que permita la ley poniendo el foco en los negocios ilegales para consolidar nuestro modelo sostenible y de calidad”, ha incidido la consejera. 

Las principales modificaciones que se incorporarán al anteproyecto de reforma de la Ley de Turismo tienen tres objetivos:
1.    Establecer como principios de la acción turística la sostenibilidad, la autenticidad, la identidad regional y la calidad de los recursos y servicios. 
2.    Incorporar con rango de ley las viviendas de uso turístico como modalidad de alojamiento. 
3.    Regular la inspección y el régimen sancionador, con especial atención a la actividad clandestina, la oferta ilegal y el intrusismo profesional, que en la actualidad se canalizan fundamentalmente a través de medios electrónicos. 

El Gobierno de Asturias ya ha puesto en marcha varias medidas para regular los pisos turísticos: la mejora de la detección de viviendas ilegales y el refuerzo de la inspección, en la que trabajan actualmente seis profesionales, cinco de ellos inspectores. 

El Principado prepara la creación de un servicio específico de vigilancia que se creará en pocos días y que contempla la incorporación de más profesionales. Respecto a la mejora de la detección de los pisos ilegales, se está avanzando en una herramienta digital y se está trabajando con un grupo de expertos de la Universidad de Oviedo en un informe sobre la evolución y el estado actual de la actividad de alojamiento turístico en las modalidades de vivienda vacacional y vivienda de uso turístico en Asturias, así como de un análisis comparado de la normativa y propuestas de política pública. 

“No estamos perdiendo ni un minuto, tal y como nos comprometimos”, ha afirmado Gimena Llamedo.  

Asturias está cerrando el borrador para regular la vivienda vacacional