jueves. 29.02.2024

PANORAMA TURÍSTICO DE LA “RIBEIRA SACRA”

Con este nombre se comprenden, geográficamente, los territorios de las provincias de Lugo y Orense que incluyen en sus riberas los cañones de los ríos Miño (desde Portomarín hasta Os Peares) y Sil (desde  su desembocadura en el Miño hasta Quiroga, Lugo). Este territorio se ajusta a la denominación vinícola de origen, si bien suele considerarse como lo más destacable el Cañón del Sil, que cubre los últimos 25 kilómetros del río antes de desembocar en el Miño por Os Peares. Los Cañones del Sil separan las provincias de Lugo y Orense. La Ribeira limita al norte con los municipios de Portomarín y Paradela (Lugo); por el sur con los de Esgos, Xunqueira do Espadanedo y Montederramo (Orense); por el este con Chantada (Lugo), y A Peroxa y Nogueira de Ramuin (Orense); y por el oeste con Ribas del Sil y Quiroga (Lugo). Estos son los nombres oficiales de los Ayuntamientos. Hay una gran señalización de lugares de interés haciendo referencia a los nombres de la aldea o parroquia en que se encuentran, como es usual en Galicia, por lo que la visita exige proveerse de un buen mapa.

Terrazas Ribeira Sacra
Terrazas Ribeira Sacra

Hay difícil comunicación entre ambos lados del Sil. Solo hay un paso entre Doade (aldea de Sober) y Castro Candelas, en Orense. En cambio hay tres pasos por carretera a través del Miño en la Provincia de Lugo. Para navegar dentro de los cañones hay tres embarcaderos: Belesar, cerca de Chantada, para contemplar el Miño; Santo Estevo, en Nogueira de Ramuin, por el Sil occidental; y Doade, en el Sil oriental

La Ribeira Sacra incluye zonas de monumentos, viñas, miradores con vistas panorámicas, y vegetación muy tupida y abrupta. Hay una gran diversidad paisajística: riberas llenas de vides en terraza, bosques autóctonos de castaños y robles, zonas de montaña (Manzaneda) y vegetación propia. En el paisaje dominan los colores verde y amarillo, y la piedra en edificios, iglesias, castillos y puentes. Cerca de la desembocadura del Sil (en mi opinión la parte más auténtica y definitoria de la zona) abundan las riberas en bancales. Están bien señalizados en muchos puntos los miradores que permiten gozar de hermosas vistas panorámicas.

 La Ribeira Sacra tiene este nombre por la gran cantidad de cenobios y monasterios que se establecieron en esta zona desde la Edad Media. Bastantes de ellos pueden admirarse hoy día; de otros solo hay restos, y las escasas carreteras tienen un duro trazado.

Entre los lugares a visitar en la zona del cañón del Miño destracan: Portomarín (iglesia y castro), Chantada (iglesias y casco antiguo), O Saviñao (iglesia de San Estevo de Ribas do Miño), y A Peroxa (iglesia y castillo). Dentro de la vertiente lucense del cañón del Sil se destacan: Pantón (iglesias, monasterio y castillo), Monforte de Lemos (monasterios, Colegio Nuestra Señora de la Antigua, castillo, 2 pazos, puente viejo y museos), Sober (rectoral, iglesias, monasterio), Ribas de Sil (iglesias y puente), y Quiroga (castillo, conjunto histórico y molinos de aceite). En la parte orensana del Sil destacan: Nogueira de Ramuin (iglesias y Monasterio de santo Estevo –hoy Parador Nacional y al que ecientemente se ha dado un premio especial-), Esgos (iglesias y Monasterio de San Pedro de Rocas), Xunqueira do Espadañedo (Monasterio de Santa María), Parada de Sil (Monasterio de Santa Cristina, puente medieval y necrópolis), A Teixeira (puente y conjunto arquitectónico), Montederramo (iglesias, Monasterio de Santa María, puente y castro), y Castro Candelas (iglesia, Monasterio de San Paio, casco antiguo y molino).

Rutas  planificadas

Hay rutas señaladas para contemplar el románico, los monasterios, los embalses, los diversos miradores, y otras para hacer senderismo o para visitar bodegas. La del románico tiene 73 kilómetros y va desde Orense a Monforte de Lemos. La de los embalses se recorre en catamarán desde los puntos indicados en el Miño y el Sil. El viaje fluvial tiene una duración aproximada de hora y media desde cada embarcadero.

Las rutas homologadas de senderismo son: Loio (9 kms de Portomarin a Sarria), Oro y Camino Real (16 kms. a Margueride), Camino Real de San Pedro de Rocas (9 kms., desde las afueras de Orense a Esgos), Viñedos de Ribeira Sacra (13 kms, hasta el Embalse de San Estevo, y Cañón del Sil-Santa Cristina (19 kms. Hasta Parada de Sil. La ruta de los miradores supone recorrer 300 kilómetros por carreteras sinuosas , a ambos lados de los ríos.

Para visitar las bodegas del lado lucense del Sil está el tren turístico de Doade. Va dos veces al día por las laderas más suaves del Sil y recorre la zona de bodegas de Sober y Amandi. Muestra la riqueza paisajística, gastronómica y patrimonial. Se le llama Aba Sacra.

Alojamiento y Gastronomía en Ribeira Sacra

Hay un hotel de 5* GL en Sober.  Está reconstruido totalmente a partir de los planos de un pazo del siglo VII que hubo allí. Hay tres hoteles de 4* que se encuentran en Monforte de Lemos (Parador sobre el Monasterio de San Vicente do Pino, y dentro de un conjunto monumental con la Torre del Homenaje y el Palacio de los Condes de Lemos), Pantón (Balneario de Augas santas y Golf), y  Nogueira de Ramuin (Parador de Santo Estevo, que conserva todo su aspecto de monasterio y cuenta con tres claustros magníficos). Abundan en bastantes sitios los hoteles rurales. Varios de ellos están en antiguas casas rectorales o pazos en bellos edificios de piedra. Los alojamientos situados en Monforte,  Pantón o Sober cubren muy bien la visita a los lugares del este de la Ribeira en la provincia de Lugo, incluyendo la gran zona de viñedos. Los alojamientos de Nogueira de Ramuin, Parada del Sil, Ergos y Xunqueira  do Espadañedo cubren bien la zona orensana sur. Para la zona orensana este hay hoteles en cualquiera de los tres ayuntamientos. Se busca ante todo no recorrer apresuradamente distancias, sino disfrutar de entornos y enclaves que aparecerán constantemente sin que entre el afán de la prisa. Para el cañón del Miño se cuenta  en Lugo con una carretera nacional de la que van saliendo otras carreteras provinciales. La excursión ideal para contemplar toda la Ribeira Sacra con cierta garantía supone de tres  a cuatro días de viaje por entre las diversas zonas.

La gastronomía está muy ligada a los productos del lugar: huerta, vid, animales del bosque, y pesca de río. Como típicos de la zona están: pan, empanada, castañas, setas, miel, cereza y postres variados. Los productos de caza son: jabalí, corzo, venado y perdiz. Tienen alta calidad las carnes de vaca, cerdo, cabrito y cordero. Platos exclusivos de la zona son: bica de Castro Candelas, caldo de huevos de Taboada, y rosca de Sober. El río abunda en truchas y angulas. Además de vino y uva se obtiene orujo y licor.

La campaña de recogida de uva comenzó este año el 15 de septiembre y finalizó oficialmente el 16 de octubre. Hay 95 bodegas con denominación de origen y se han recogido este año más de 6 millones de kilos de uva en 1.550 Has., que equivalen al 5,2% del suelo gallego destinado a la producción de vino. La denominación de origen tiene cinco subzonas: Chantada, Ribeira do Miño, Amandi, Ribeira do Sil y Quiroga. Utiliza principalmente las uvas godello (blanca) y Mencía (tinta). Esta última se emplea para todo tipo de carnes, sobre todo caza mayor.

Con este artículo se ha pretendido dar una visión somera y algo general, pero destacando los puntos más valiosos, de una región que ha estado bastante aislada y que ahora comienza a conocerse y admirarse más por haber integrado bien lo tradicional con lo moderno. No será la Ribeira Sacra un lugar de turismo masivo, sino un lugar de contemplación y de admiración para quien disfrute con los valores que tiene.

PANORAMA TURÍSTICO DE LA “RIBEIRA SACRA”