Buscar
10:01h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

EL CARNAVAL CULTURAL DE CANARIAS

El carnaval de los carneros en la isla de El Hierro

La isla de El Hierro todos los meses de febrero es sede de la que sin duda es la celebración del carnaval más peculiar que se puede encontrar en el archipiélago canario. A diferencia de cómo se celebran los carnavales en las otras islas, la población herreña tiene una forma totalmente diferente de festejar los carnavales, algo único en el mundo y que supone una razón de peso para visitar la isla a principios del año.

Se trata de una celebración que estuvo a punto de desaparecer tras la Guerra Civil Española, pero gracias a un ciudadano de Frontera llamado Benito Padrón Gutiérrez en 1940 esta tradición volvió para quedarse. Con el fin de revivir la festividad de los Carneros de Tigaday, Don Benito invitó a los jóvenes del pueblo a vestirse con las viejas pieles de carnero y los cencerros que tenía en su casa, la ahora conocida como "Casa del Miedo", para luego salir a la calle a asustar a los demás vecinos. Actualmente en el pueblo de Frontera existe una plaza en honor a Benito Padrón.

Los orígenes de esta festividad están muy unidos con la vida pastoril de la isla, ya que según cuenta la leyenda estos carneros recuerdan a los antiguos pastores que vivían en las zonas más altas y que por el mes de febrero se mudaban a las zonas más bajas del Valle del Golfo, llevando consigo a todo su rebaño. Por ello en la celebración de los carneros podemos ver a dos personajes: están los ya nombrados carneros, y "El Loco", un pastor que ayuda a los carneros a sembrar el pánico en el pueblo.

Todo comienza en la Casa del Miedo, lugar donde los jóvenes participantes se visten de carneros o de pastores, dejando solo al descubierto las piernas, los brazos y la zona de los ojos, zonas del cuerpo que embadurnan con betún negro. Hoy en día además de las pieles de los animales y de los cencerros, al traje se le han añadido nuevos elementos como por ejemplo los cráneos reales de carneros. Desde esta casa bajan por las calles principales del pueblo de Tigaday, en Frontera, asustando a toda persona que se encuentren dejando marcas negras de betún en sus caras. Este acontecimiento tiene lugar todos los domingos y martes de carnaval.

Actualmente Los Carneros de Tigaday se compone de un grupo de jóvenes locales de alrededor de 40 personas. Además de luchar por mantener esta tradición viva, quieren convertirse en una organización y hacer que esta festividad única en las islas se convierta en in Bien de Interés Cultural.