LA GRACIOSA ES PROBABLEMENTE UNO DE LOS POCOS LUGARES DE EUROPA DONDE TODAVÍA NO HAY CARRETERAS ASFALTADAS. ES LA MÁS DESCONOCIDA Y LA QUE DERROCHA MÁS SERENIDAD DE LAS ISLAS CANARIAS.

La isla de la Graciosa

La isla de La Graciosa  forma parte del archipiélago Chinijo -perteneciente a Canarias, junto con los islotes de Montaña Clara, Roque del Este, Roque del Oeste y Alegranza. Está al noroeste de Lanzarote, isla de la que depende administrativamente y de la que la separa un brazo de mar conocido como El Río. 

La Graciosa posee unos 29 km² en los que se hallan los dos únicos pueblos de la isla: La Caleta del Sebo (capital insular) y Casas de Pedro Barba. Es la menos poblada de las ocho islas habitadas, su población actual es de 660 habitantes. 

La isla es accesible únicamente desde el mar, aunque también posee un helipuerto situado muy cerca de Caleta del Sebo.

La isla de la Graciosa
La Graciosa
La Graciosa

 

Todos los gracioseros viven en Caleta del Sebo y desde siempre, se han dedicado a la pesca. Por eso, es habitual ver llegar al puerto pequeñas embarcaciones cargadas con gran variedad de pescado fresco que limpian y preparan en la misma orilla, ante la atenta mirada de las gaviotas.

Un poco más al este se encuentra el pequeño poblado de Pedro Barba, que se ha convertido en zona de veraneo de algunas familias y que cuenta con una agradable playa.

¿Cómo llegar?

La única forma de llegar hasta La Graciosa es por mar y desde el puerto de Órzola, al norte de Lanzarote. Existen dos compañías de barcos de línea regular, y durante la travesía se disfruta de unas espectaculares vistas del Risco de Famara. Estas compañías son:

  • Biosfera Express
  • Líneas Marítimas Romero
  • También existe la posibilidad de ir en Water-Taxi. Teléfono: (+34) 676 901 845

Playas

Esta pequeña isla cuenta con unas seis playas realmente increíbles, de arena dorada y aguas cristalinas, enmarcadas en un lugar idílico.

Listado de Playas de La Graciosa:

  • El Salado.

El Salado es la playa más cercana a Caleta de Sebo. El Risco de Famara continúa estando presente ofreciendo una panorámica realmente espectacular. Las aguas del Río alcanzan la orilla de la playa y la arena blanca parece no terminarse nunca entre dunas y pequeños senderos.

  • Francesa.

Si seguimos bordeando la isla la Graciosa, después de Montaña Amarilla nos encontramos con la extensa Playa de La Francesa. Cuando la marea sube, se inunda la playa formándose una agradable laguna.

  • La Cocina.

Al oeste de la isla está Montaña Amarilla, que recibe este nombre gracias al color amarillento de los materiales calcáreos que la componen. A sus pies, se extiende la Bahía de la Cocina; un lugar de ensueño, flanqueado por esta original montaña, el agua turquesa y tranquila y al otro lado, Lanzarote con su espectacular Risco de Famara.

  • La Laja.

Una vez ya en el pueblo de Caleta de Sebo, se encuentra la pequeña playita de La Laja. En su arena blanca es frecuente ver a marineros y pescadores reparando o pintando sus embarcaciones tradicionales, así como a las familias disfrutando del buen clima en su orilla.

  • La Lambra.

Siguiendo la ruta hacia el este, después de Pedro Barba nos encontramos con la playa de La Lambra.

Un lugar salvaje, muy poco frecuentado, donde el visitante disfruta de la naturaleza en su estado más virgen. Las dunas de arena blanca rodean la playa y las olas acarician las rocas negras de la costa. Un poco más al norte nos encontramos con un fenómeno natural de gran valor paisajístico: Los Arcos. Aquí, la línea de costa volcánica da forma a unos caprichosos y sorprendentes arcos naturales de piedra basáltica de varios metros de altura. Bajo ellos, el mar suele romper con fuerza y cangrejos y lapas campan a sus anchas bajo el murmullo de las mareas.

  • Las Conchas.

Probablemente sea la más espectacular de todas. Situada al norte de la isla y flanqueada por la imponente Montaña Bermeja, es un lugar idílico desde el que se ve con total claridad Montaña Clara, Alegranza y los Roques del Este y Oeste. El contraste de colores es impresionante, la arena dorada, el agua turquesa con infinidad de matices azules, la espuma blanca reluciente, la montaña roja como el fuego con tímida vegetación verdosa,  un muro de rocas negras brillantes, y todo bajo un limpio cielo azul e iluminado por un sol omnipresente.

Reserva Marina.

La Reserva Marina de La Graciosa y los Islotes del Norte de Lanzarote cuenta con más de 70.000 hectáreas y es una de las más extensas de Europa, abarcando estas islas e islotes y alcanzando hasta el Risco de Famara. Fue creada en 1995 con el fin de garantizar la explotación sostenible de los recursos pesqueros.

Se permite la pesca y el marisqueo a los pescadores profesionales que se encuentran dentro del censo de la reserva marina y la pesca de recreo a las personas autorizadas por las administraciones pesqueras. La reserva cuenta con una excelente riqueza natural donde abundan peces como la vieja, sama, salemas, meros, abades,... y más de 300 especies de macroalgas, albergando la mayor biodiversidad marina de Canarias. Estos recursos explican la abundancia de aves marinas y por eso también ha sido declarada Zona Especial de Protección para las Aves. Aquí se encuentra una de las poblaciones más numerosas de Europa de la pardela cenicienta y entre las especies más raras y amenazadas está el paiño pechialbo y también cernícalos, lechuzas, el halcón de Eleonor y el guincho o águila pescadora. Sin duda, un lugar ideal para su cría y reproducción bajo la responsable protección del hombre.

Comentarios
La isla de la Graciosa