miércoles. 21.02.2024
La opinión de
Diego Caballo Ardila

Diego Caballo Ardila

Doctor, Profesor y Periodista

La soledad deseada en Urex de Medinaceli

Urex de Medinaceli

Un pueblo de cuatro habitantes

Subimos a bordo del coche para ir dejando atrás autovías y carreteras nacionales y desembocar en una de acceso local que nos conducirá, muy poco a poco, a ir cambiando el ruido de las grandes ciudades por los silencios del campo.  Se acabaron las prisas y empezamos a ser conscientes de la belleza del entorno, con su variada vegetación, mientras podemos contemplar algún corzo en libertad, vuelos efímeros de aves diferentes, como el aguilucho, o el trinar de pájaros que buscan el sustento sin importarles demasiado nuestra presencia. Atrás, en otros tiempos de mayores penurias, había más terrenos sembrados que atraían a otras especies, como la perdiz, que ahora abunda poco.