domingo. 23.06.2024

Podría por sus características, ser en el futuro uno de los destinos turísticos líderes en el panorama internacional; ya que ofrece a los visitantes un abanico de posibilidades casi ilimitadas: extensos bosques, volcanes, espectaculares playas… y multitud de recursos naturales. En su pequeño territorio;  con alrededor del 5% de la biodiversidad de nuestro planeta.


“El ecoturismo” es ciertamente popular y apreciado por la variada cantidad de Parques Nacionales y áreas protegidas que se existen en toda su geografía. Además,  es uno de los pioneros en ese segmento turístico a nivel internacional; por lo que está calificado, a todos los efectos,  como uno de los pocos destinos del planeta con auténticas opciones de crecimiento. Sin necesidad de recorrer grandes distancias, se puede disfrutar de toda su variada oferta. Con un clima tropical con la temperatura del agua del mar que ronda los 27 grados, por lo que sus magníficas playas son, sin duda,  otro atractivo a tener en cuenta. Tiene una superficie de 51.100 Km2, con una población de 4,5 millones de habitantes.  Quizás, entre sus singularidades, la de mayor fuerza y atractivo es: “la de disfrutar de una de las democracias más estables y consolidadas de toda Iberoamérica” Costa Rica no tiene ejército. La gestión “administrativa como País” está, casi en su totalidad, digitalizadas. Goza de una envidiable calidad de vida, entre los que uno de sus logros mejor logrado y más valorado, es el de su “seguridad”, en comparación a los países de su entorno.


En la clasificación del índice de Competitividad Turística ostenta la 4ª posición en el Continente Americano. Es, sin lugar a dudas,  el primero entre los países de América Latina. Aún a pesar de ello, Costa Rica no está entre los 75 primeros destinos, en el ranking mundial. 
Son innumerables las ventajas que aporta, tanto por lo expuesto como por lo que es necesario implicitar en un futuro inmediato, en el área de los recursos humanos y naturales. Por lo que,  obviamente, se considera como un destino muy importante y significativo de tendencia Turística Internacional. 


Ocupa una posición estratégica en el radio de las “rutas” de acción para vuelos de media distancia.  Lo que resulta muy competitivo, (una media de 4 horas de vuelo directo); por lo que acrecienta su oferta para ilusionar a casi 300 millones de potenciales visitantes. Sin embargo, al cierre de 2014 solo recibió 2,52 millones de turistas extranjeros. Tiene una oferta de casi 100 mil camas, la mayoría concentradas en las zonas turísticas de la costa del Pacífico, Guanacaste y Valle Central, sus ocupaciones medias anuales rondan el 57% (incluido el turista nacional). Por ello, si establecemos una comparación con otros destinos líderes, es evidente que aún sigue estando en una cota baja, de rentabilidad y ocupación de sus recursos. Las estimaciones que hemos realizado, a través de estudios de gran solvencia, nos indican que con esta capacidad, Costa Rica podría tener la capacidad de acoger a unos 5 millones anuales de turistas extranjeros. Y eso, optimizando al máximo y con criterios adecuados “ad modum et casum” los recursos actuales; sin que ello suponga un incremento notable en la cantidad de sus infraestructuras. Eso sí, y de forma ineludible, se tendrán que mejorar sustancialmente la calidad de su oferta, como al mismo tiempo,  propiciar la construcción de algunos “resorts de lujo”. Y más aún si cabe, la formación y el “Asesoramiento”, en “Recursos Humanos y de Gestión Turística”, a todos los niveles.


Uno de los estudios básicos y de vital importancia a realizar de cara a su próximo futuro es el de determinar su techo o capacidad de absorción; con el objeto de establecer un plan certero, claro y definido para potenciar su promoción en los próximos años—previo el estudio de campo “ ad modum”. Dentro de este importante apartado, tendrían que decantarse por incentivar algunas “low cost” desde puntos neurálgicos y estratégicos como Miami, Los Ángeles o Nueva York. 


Este destino precisa de una incuestionable mejora en sus infraestructuras. Además de trabajar, con mayor intensidad en la diversificación de su oferta, y al mismo tiempo incidir en la promoción adecuada para consolidar a sus habituales proveedores. Concentrándose, sobre todo especialmente, en la búsqueda de nuevos países emisores, sin dejar de mantener viva su bandera de sostenibilidad. 


De los 2,52 millones de turistas anuales que reciben, casi el 50% proviene principalmente de tres países: 1º.- EEUU con el 38%. 2º.- Canadá con el 5,1% y 3º.- México con el 2,5%. Un 25% del total acuden desde América Central, siendo predominante Nicaragua con el 20% del mismo. El viejo continente aporta el 16,5%. Y, curiosamente, los españoles son los turistas europeos que más viajan a Costa Rica. El 65% de éstos llegan al país por vía aérea, el 33% por medios terrestres y solo un 2% por vía marítima. La estancia media está en 11 días, lo que supone un buen índice, pero se tendrían que mejorar en lo referente al gasto medio por persona.


Otro de los nichos a desarrollar es el “turismo de cruceros”, estableciendo puertos bases y obviamente, de forma complementaria el turismo náutico. América Central tiene en este aspecto un papel destacado y en aumento, pero el mercado requiere de nuevos destinos cada vez más exóticos. 


Con estos indicadores, debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas, creemos que Costa Rica, acometiendo un Plan Estratégico consensuado entre todos los sectores implicados, el turismo puede ser uno de los ejes principales de riqueza para el país. Por  ser un destino turístico novedoso y  apetecido en este mundo de diversidad y “ecológicamente considerado”. Y es así, ya que  este sector viene creciendo anualmente hasta dos dígitos en el mundo. 

Costa Rica, un potencial líder turístico