Buscar
15:01h. Lunes, 26 de Junio de 2017

FIESTAS EN LAS ISLAS CANARIAS. LA VIRGEN ES LA PATRONA DE LA ISLA

Bajada de la Virgen de Guadalupe en la isla de La Gomera

La celebración de la bajada de la Virgen de Guadalupe se produce cada cinco años. Los gomeros hacen una peregrinación hasta la zona de Puntallana donde se encuentra ubicado el templo del la Virgen para posteriormente transportarla sobre sus hombros hasta San Sebastián. En octubre, la Virgen visita toda la isla. Tras este mes de viajes, la Virgen regresa a su ermita.

La humilde ermita de Puntallana es donde se venera a la Virgen de Guadalupe, para el disfrute de los peregrinos marineros, bajo la protección de un impresionante risco. El santuario fue levantado por los condes en agradecimiento por la conquista. La imagen de la Virgen que se contempla hoy en día es una pequeña pieza gótica, que hace mucho tiempo apareció milagrosamente en una cueva rodeada de destellantes y brillantes luces. 

Las fiestas lústrales son en honor a la Virgen de Guadalupe- la patrona de la isla de La Gomera. La leyenda se remonta hasta mediados del siglo XVI: Al atardecer, una nave española pasaba frente a las costas gomeras cuando fue sorprendida por una brillante y misteriosa luz en la orilla. Allí, en una cueva, se encontraron la imagen de una virgen. La trajeron a bordo, con la intención de partir, pero el barco no se movió. Aparecieron muchísimas palomas alrededor, volando entre la cueva y la nave, intentando con sus picos devolver la figura a la cueva. Entonces los marineros decidieron dejar la Virgen donde la encontraron y navegaron hacia la capital de la isla, San Sebastián, para contar lo que habían visto.

La Virgen de Guadalupe se convirtió así en la patrona de la isla. Su santuario es esa pequeña ermita localizada en Puntallana, en la costa, cerca de San Sebastián. Cada 5 años, los marineros y pescadores adornan sus barcos con flores y banderas y traen a la Virgen desde su casa en Puntallana hasta San Sebastián, tocando las bocinas de los barcos mientras otros feligreses bailan, cantan y tocan instrumentos tradicionales. Durante octubre La Virgen es llevada en procesión alrededor de la isla. Retornando a su ermita para proteger a todos los pescadores en su trabajo.