Proyección internacional de la región turca de Antalya.

La EXPO 2016 muestra su historia y cultura

Antalya es una ciudad turca, capital de la provincia del mismo nombre, situada en el Mediterráneo y en la península de Anatolia. Cuenta la provincia con 657 kilómetros de costa. La capital es un famoso resort turístico internacional. La provincia está limitada al norte por los Montes Tauro y se corresponde con las regiones llamadas en la época helenística Licia y Panfilia. La primera abarca desde el oeste de la provincia actual hasta casi llegar a la capital; Panfilia ocupa el este hasta llegar a la actual ciudad de Alanya. La costa licia forma una península escarpada y boscosa. Panfilia es una llanura entre mar y montaña, organizada en terrazas. El clima de Antalya es cálido y casi tropical en la costa. Hay muchos cultivos bajo abrigo, plátanos, abundantes vegetales, múltiples plantas endémicas, tulipanes y rosas. Con éstas últimas se dice que Marco Antonio enamoró a Cleopatra cuando ambos estuvieron aquí.

Siempre fue más accesible por mar, dada la dificultad de atravesar la cordillera del Tauro. Tras los primitivos habitantes locales (¿hititas?) llegaron griegos (sobre todo de Creta y Rodas), persas y romanos (por conquista), seljúcidas y otomanos. Todos ellos han dejado su huella en la región y la han configurado junto con el cristianismo traído por San Pablo y mantenido hasta la llegada de los seljúcidas.

La política del gobierno turco actual ha sido integrar todas las civilizaciones anteriores de la mejor manera posible en el entorno actual, y aceptar que todas ellas han ido dejando huellas importantes en su cultura. Nunca se han destruido aquí monumentos anteriores, sino que se han adaptado a nuevos usos en virtud de su estado de conservación. De hecho, hoy día las antiguas iglesias cristianas se van convirtiendo en museos tras su restauración.

De entre los pueblos que ocuparon esta provincia sobresalen los licios, que destacan por sus enterramientos en forma de casa en las laderas o altos de las montañas para proteger el alma del frío y del calor y dejaban una parte abierta para que respirase el espíritu. Son muchos los restos  de este tipo que se conservan dentro de Licia. Destacan por su conservación y calidad los de Xanthos, Patara, Kas, Kekoba. En esta última destaca además la ciudad sumergida de Simena por un terremoto en el siglo II a. C.

Los principales vestigios greco-romanos en Licia son teatros y acueductos, la mayoría en buen estado de conservación. Entre los teatros destaca el de Myra (actual Demre). Solo quedan ruinas de teatros, tumbas y sarcófagos en Termessos (ciudad abandonada en el siglo V d.C. y de un acueducto en Phaselis. En Panfilia destaca el teatro de Aspendos, que tiene una extraordinaria acústica, aforo de 20.000 personas, y que se usa en verano para representaciones escénicas. En Side hay en pie restos de un teatro, la fuente de Vespasiano y columnas del templo de Apolo.

La presencia cristiana más destacable es la iglesia de San Nicolás de Patara, antigua ciudad donde nació el Santo.. Luego se trasladó a Myra, que tiene el nombre actual de Demre. Es el que conocemos en Europa como San Nicolás de Bari por la ciudad italiana que visitó. En la iglesia está su sarcófago abierto. Los italianos dicen que trajeron sus restos a Bari tras el dominio musulmán, mientras que los turcos dicen que una parte de sus restos fue sacada del país y que la otra está supuestamente en el Museo de Antalya. Además, los turcos dicen que su preocupación por repartir regalos a los necesitados dio origen a la figura de Santa Claus, San Niklas  o Papá Noel. Esta iglesia tiene abundantes frescos y mosaicos, y está en buen estado de conservación. Van a iniciarse pronto trabajos para una restauración completa Está fechada en el siglo IV. Los ortodoxos realizan frecuentes visitas a esta catedral. Incluso los rusos han entregado una escultura del santo fechada en el año 2.000.

Una aportación seljúcida destacable son los alojamientos de caravanas. En una zona en que había comercio a lo largo de la costa este grupo turco construyó muchas. Estaban situadas a 50 kilómetros una de otra. Eran estructuras cerradas de piedra que daban protección al viajero. Ofrecían alojamiento, comidas, seguridad y servicios de artesanos (como zapateros y sastres), y músicos para entretenimiento en días festivos. La de Kirgöz se construyó en el siglo XIII. La buena conservación del teatro de Aspendos se debe a su mantenimiento como mesón para caravanas

Atalo II de Pérgamo fundó la ciudad de Antalya, capital de la provincia actual del mismo nombre. En conmemoración de la visita de Adriano a la ciudad en el 139 d.C. se construyó un arco de triunfo que aún perdura en buen estado de conservación. La ciudad circunda el mar y forma una sucesión de playas y acantilados de 40 metros de altura. A lo largo de las diversas épocas su pequeño puerto fue muy utilizado y la ciudad formó una encrucijada de caminos terrestres para el comercio. En 1984 la FIJET  dio una  Golden Apple a la ciudad por el cerramiento del antiguo  puerto(denominado Kaleiçi) con dos murallas que le separan de la ciudad. Hoy día este antiguo puerto se utiliza como moderno puerto de yates. Kaleiçi es el corazón de la ciudad con sus edificios históricos transformados en distintos tipos de instalaciones. Puede visitarse el barrio caminando.

De entre los restos seljúcidas de la ciudad merecen destacarse el “minarete estriado” y la madraza de Karatay. El minarete es la primera construcción seljúcida en Antalya en el siglo XIII. Su pedestal es de piedra cortada, su estructura de ladrillo, y sus mosaicos de color turquesa. La madraza está en el puerto de yates. Fue construida en 1250 por el visir del mismo nombre. Su arquitectura forma parte del grupo de madrazas con antecámara. El mihrab del edificio está adornado con espléndidos motivos geométricos.

El Museo de Antalya expone obras que muestran el esplendor de la historia de la región. En 1988 se le dio el Premio Especial del Consejo de Europa. En su Sala de Historia de la Naturaleza y Prehistoria se exponen fósiles de animales extinguidos y objetos de la Edad de Bronce. Las salas de las diversas culturas históricas están colocadas cronológicamente. Destaca su colección de sarcófagos helenísticos y romanos y sus mosaicos, así como las obras etnográficas de seljúcidas y otomanos.

Todas estas riquezas históricas y culturales han sido fundamentales para potenciar el turismo en esta región, que ha sido una fuerte base para un crecimiento constante y sostenible del país. El turismo llega desde Europa, desde países cercanos musulmanes, y también desde Asia y América. El amplio conocimiento del inglés y del árabe facilita una correcta integración del turista en el país. Lo histórico-cultural, junto con sus riquezas naturales y vegetales han formado una creciente base potencial para congresos, cruceros, viajes de mayores y de jóvenes, turismo de playa y alternativo, entrenamiento deportivo en temporada fría, y han ido auspiciando eventos de gran proyección internacional (como la prevista EXPO 2016, que se celebrará aquí desde el 26 de abril del próximo año y que durará seis meses)

Los casi dos millones de habitantes a lo largo de la costa de Antalya, su flora endémica, su agricultura industrializada, sus abundantes frutos frescos, sus plantas ornamentales, su turismo con preocupación medioambiental, sus 500.000 plazas hoteleras y sus 240 hoteles de cinco estrellasformarían la base para acoger los ocho millones de visitantes que esperan.

El mundo hortícola de la EXPO tiene los lemas “Flores y Niños” y “Un mundo  verde para las generaciones futuras”. Ya van bastante adelantados en sus trabajos de preparación a lo largo de 112 hectáreas ocupadas por los stands de los diferentes países participantes. Está prevista la participación de 100 países y de 30 organismos internacionales. Una vez terminada la Expo muchos pabellones y edificios construidos tendrán un uso práctico permanente.

Se pretende hacer notar la conservación de plantas y flores, y suscitar en los niños la concienciación por el buen uso y conservación del medio ambiente. La especial situación y clima de Antalya favorece la presentación de gran variedad de plantas.

En resumen, la Expo se va a presentar como una conclusión de la cultura, agricultura, comercio y desarrollo de la Antalya turca ante el mundo. La ciudad no solo quiere ser el gran resorte turístico de la Riviera turca ni el lugar del más rápido crecimiento de Turquía, sino que va a tratar de mostrar al mundo su vía para un desarrollo sostenible.

Comentarios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad