SEGURIDAD EN ALOJAMIENTOS

Ya hay distintivo: ‘Alojamiento seguro’. La patronal Hostelería de España puso en marcha el proyecto denominado Hostelería segura, al que se ha unido la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que consiste en la confección de un sistema integral que habrá de acreditar que alojamientos, bares y restaurantes han completado una formación integral en el marco de los protocolos del ministerio de Sanidad para evitar los posibles contagios de las COVID-19. Ese será su distintivo, ‘Alojamiento seguro’. En los tiempos que corren, será indispensable.

 

SEGURIDAD EN ALOJAMIENTOS

Pensemos en que hay más de trescientos quince mil locales de hostelería en nuestro país. Su funcionamiento interior, sus prestaciones, la calidad de sus servicios deberán cumplir con parámetros de seguridad. Luego será necesario completar una formación específica para aplicar las medidas que sean exigidas para prevenir o reducir los contagios. Entre estas medidas, figuran las recogidas en las 'Directrices y recomendaciones' elaboradas por Hostelería de España y CEHAT con sus asociaciones territoriales, grandes cadenas hoteleras asociadas y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), en coordinación con el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), a petición de la Secretaría de Estado de Turismo, cuya guía fue publicada el pasado 10 de mayo por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, tras su validación por parte de Sanidad.

La nueva realidad –mejor expresión, nos parece, que la nueva normalidad- pasa por recuperar la confianza de usuarios y consumidores en todos los ámbitos. El sector servicios, en su conjunto, no se iba a quedar atrás. Siempre se habló, especialmente en el marco de la Unión Europea (UE), de las exigencias de clientes y turistas. Ha llegado la hora de comprobar que las mismas tendrán que ser correspondidas. No es para tomárselo a broma, se acabó el estilo compadre si se quiere un uso público seguro.

Pero no solo están obligados los propietarios, arrendatarios, promotores y empleados de los establecimientos –a quienes, en todo caso, va dirigido el citado sistema- sino que clientes y visitantes deben ser conscientes de cómo habrán de comportarse, de lo que se les va a pedir, de cuáles deben ser sus previsiones y sus respuestas.

‘Alojamiento seguro’, pues, tiene que ser la señal transmisora de fiabilidad, el fruto de una conciencia y de un trabajo que, además de exigente, se orienta al beneficio colectivo. Los establecimientos que se incorporen habrán de firmar una declaración responsable de compromiso con el cumplimiento de los requisitos de limpieza, salud e higiene necesarios para una ‘hostelería segura’, que permita aportar confianza a trabajadores y clientes durante su estancia en el local.

Esta iniciativa, además de ofrecer la acreditación de ‘Hostelería, alojamiento, bar o restaurante seguro’, incluye un ‘pack’ integral de servicios y productos que facilitan el cumplimiento de los requisitos en las sucesivas fases de desecalada, la actualización constante de la normativa, un seguimiento de los requisitos de establecimiento seguro y un asesoramiento sobre diferentes aspectos que permitirán impulsar la reactivación del negocio.

La CEHAT ya ha adelantado que este sistema integral engloba un curso de formación para responsables de empresa y trabajadores; un manual de medidas para empresa y empleados; un distintivo acreditativo de ‘Hostelería segura’ que demuestre que la empresa ha recibido la formación necesaria para adaptarse a la legislación; un listado de comprobaciones sobre la propia empresas y el trabajador y la señalética para las zonas de trabajo, de clientes y zonas comunes así como actualización de normativa referida a la COVID-19.

Está claro: hay que velar por alojamientos seguros. Un compromiso importante de la nueva realidad.

Comentarios