Hace escasos días regresé de un territorio que cuanto más lo visito más me fascina. En un espacio de tiempo relativamente corto he viajado varias veces allí y en algunos artículos he comentado sus excelencias. Turquía me sorprende una y otra vez; Estambul es una de las grandes ciudades del mundo, de obligada visita, pues está considerada como una de las más bellas de Europa, en cuanto a las zonas de gran relieve turístico que he conocido; Bodrum, situado en la península del mismo nombre, cerca de la entrada noroeste del golfo de Gökova y enfrente de la isla griega de Cos, es uno de los centros turísticos de primer orden del Mediterráneo. En este último periplo me traslade al suroeste del país, concretamente a Antalya, que está sobre un acantilado, rodeada de montañas, con playas de fina y dorada arena y con un clima cálido durante todo el año. Es la ciudad más visitada del país y la 7º urbe turística del mundo, que el año pasado llegó a albergar el 32,4% del total de los turistas extranjeros que disfrutaron Turquía; lo que supone que son más de 10 millones de visitantes.

Turquía en la actualidad es el sexto país más turístico del planeta con casi 32 millones de turistas anuales y durante esta última década si por algo se le puede destacar es por el hecho de crecer en número de visitantes. Puede resultar asombroso pero que la crisis económica internacional no le ha pasado factura al país otomano, al contrario, sus guarismos han seguido siendo muy positivos, con un incremento medio anual en torno al 8%. ¡Por algo será! En cuanto al capítulo de ingresos por turismo se encuentra en la posición 12ª mundial y mejorando en cada ejercicio.

¿Por qué de nuevo a Turquía? Pues primero, porque los turcos van a por todas y cualquier evento internacional que se realice en ámbito internacional tratan de que sea allí. No escatiman ni un ápice de su potencialidad para promocionar su país y sus recursos; ellos saben que esto es una buena inversión a corto plazo y los resultados saltan a la vista. Turquía, por su histórica posición entre continentes, está abierta a recibir cualquier acontecimiento internacional de la índole que sea y apuestan muy fuerte por acogerlo. En esta ocasión fue anfitriona de la prestigiosa Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo, FIJET, en su reunión del Comité de Directores (que son los representantes de los diferentes países miembros) y a la Comisión Ejecutiva.

Nos hemos concentrado durante tres jornadas, 15 países miembros asistentes de esta organización internacional de periodistas, invitados por el Ministerio de Cultura y Turismo y expresamente por su titular Mr. Ömer Çelik. En las jornadas hemos hecho un análisis pormenorizado de nuestra organización, que va a cumplir 60 años de impecable trayectoria profesional, pues además somos miembros de The United Nations World Tourism Organization y de La Unesco.

Miren que conozco destinos en este globo terráqueo por mis labores de experto auditor, analista, periodista y viajero, pues les puedo asegurar que no se ha escatimado nada, por parte de los anfitriones para que nos sintiéramos como en el paraíso. Hemos estado alojados y disfrutando de la profesionalidad en uno de los mejores Resort del mundo el Amara Dolce Vita. En el que en el poco tiempo sobrante nos hemos deleitado con el Mediterráneo, aderezado por la naturaleza salvaje y pura de un emplazamiento exclusivo en Antalya, avalado por todos los certificados de calidad del mercado internacional: ISO 9001, ISO 10002, ISO 18001 (OHSAS), ISO 14001, ISO 22000, etcétera.

Turquía es ya uno de los grandes países turísticos del mundo y les aseguro que no es por casualidad, tal vez sea la consecuencia de una labor bien hecha, profesionalidad y, sin duda, eficacia.