Buscar
14:53h. Lunes, 26 de Junio de 2017
Ausexit
Ausexit

Nuestro mundo anda un tanto revuelto, con innumerables acontecimientos políticos y sociales que lo están convulsionando. En esta, la era de la información inmediata, la ciudadanía occidentalizada se está sublevando sosegadamente y produciendo castigos a sus dirigentes tradicionales. La corrupción está en su máximo apogeo, nadie cree en nadie, ni en nada…

…Con la penosa crisis internacional de 2007… Desde Brasil, donde la Presidenta Dilma Rouself ha sido apartada por no ser corrupta, en un país de dirigentes de prebendas. Llegando a Venezuela donde una dictadura revolucionaria ha dejado a una de las naciones más ricas en la miseria. O Panamá Bank escondite mundial; pasando por EEUU en el cual un excéntrico multimillonario candidato a la Presidencia es alabado por las clases más bajas. Digno de mencionar es el fenomenal lío en Escocia en el que votaron un referéndum para su independencia de la madre patria donde el Reino Unido hace nada dijo que quiere irse de la vieja Unión Europea que se fundó a mitad del siglo pasado. En Francia una familia radical los “Le Pen” son enaltecidos. En España han nacido nuevos partidos, van dos elecciones y casi un año con un Gobierno en funciones. Portugal y Grecia muy tocados junto a una crisis bancaria de Italia; a sabiendas del gran éxodo que huye de las guerras y del hambre… …Europa está rota… el banco más importante de Alemania el Deutsche Bank se encuentra en la picota… no quiero mencionar a Rusia, ni a las mal llamadas primaveras árabes, ni a miles de terroristas que siembran el pánico por medio el mundo.

Estamos inmersos en un acelerado proceso de cambios que no sabemos hacia donde van en sociedades totalmente fragmentadas y colonialistas. Parece ser que ha llegando el momento de reinventar las democracias que se han quedado obsoletas.

Pero hoy quiero centrarme en otro futuro e inmediato gran problema que ya está ahí, latente…y silencioso pero letal para Europa.

Las elecciones presidenciales en Austria del pasado abril tuvieron el asombroso resultado del hundimiento de los partidos tradicionales. Esta sería la primera vez desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial que un presidente austríaco no sería respaldado por ninguno de los dos partidos dominantes (Socialdemócratas o Populares). La primera vuelta fue ganada por Norbert Hofer del Partido de la Libertad de Austria, ultraderechista y nacionalista y Alexander Van der Bellen, un miembro de Los Verdes llegó de segundo. Como ninguno de ellos tuvo más del 50% de los votos, compitieron en una segunda vuelta en mayo.

Finalmente, ganó Van der Bellen, izquierdista-ecologista-inmigracionista con un 50,3% de los votos válidos. Pero el 1 de julio, los resultados de las elecciones fueron anuladas por el Tribunal Constitucional de Austria por graves irregularidades lo que requiere la repetición de la segunda vuelta que se realizará en octubre.

Conclusión, hoy no tienen presidente y los tres presidentes del Consejo nacional han sido designados para servir colectivamente como presidentes en funciones de Austria.

En las encuestas va ganando el antieuropeísta y ultraderechista. Si se confirma su victoria en Octubre, serán los siguientes en salirse de Europa. La UE esta metida en una gran crisis existencialista.