Buscar
11:17h. Sábado, 21 de Octubre de 2017

Los periodistas y escritores de la Asociación FIJET ESPAÑA nos vamos a reunir con los de otras Asociaciones Nacionales de FIJET , en  la ciudad, búlgara, de Plovdiv para celebrar la entrega, con la asistencia del presidente  Tijani Haddad,  del célebre premio turístico “Pomme d´Or” a esta ciudad y asistir a una presentación de la misma como destino  de primera categoría internacional.

Bulgaria está situada en el N.E. de la Península Balcánica, separada de Rumanía por el Danubio en Dobruja, y son notables sus fértiles valles y altas cordilleras, siendo su pico más alto el Rilo. Desde la  montaña más notable, situada al S.O., llamada Vitocha, se domina la llanura de Sofia, su capital.

Hace muchos años viajé a Bulgaria, sólo de paso y lo que recuerdo es el aroma que inundaba el camino por el que la recorría; el aroma de las rosa, de cuyo aceite  es el primer productor mundial. Durante el viaje veía, a un lado y a otro, extensas plantaciones que hermoseaban, a mis ojos, la visión del país, al tiempo que  el aroma de las rosas complacía los sentidos.

Es mi mejor recuerdo de un país al que deseo volver con más detenimiento, sobre todo desde que , hace dos años, en el 2014, Plovdiv, una ciudad que cuenta en su haber con 8.000 años de historia, fue nombrada Ciudad Europea para el Deporte y designada , para el año 2019, como Capital Europea de la Cultura,. Me cuentan que fue una de las más grandes urbes del Imperio Romano en la región y que, ahora, es un símbolo de la moderna Bulgaria. Situada en el centro de la Tracia, tuvo su gran crecimiento en tiempos de Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro  Magno. Después, siguió su florecimiento con el Imperio Romano y también con el Bizantino. Me hablan de Monasterios, como el de Bachokovo, el segundo en importancia, después del de Rila y de varios  monumentos, como el hermoso teatro, de la época romana y otros bizantinos, remontándose los vestigios arqueológicos y monumentales al siglo VI antes de Cristo.Todo ello habrá de deparar, para mi curiosidad incurable, sorpresas, no sólo en lo que se refiere al  arte que me pregonan sino por la ocasión de  poder hacer compatible la riqueza cultural y la natural de la zona.

Quienes han asistido a los Festivales Folklóricos se hacen lenguas de la diversidad cultural búlgara. En verano, se celebra el Festival Mundial de la Opera - “OPERA ABIERTA”- en un espectacular escenario del antiguo teatro romano de Plovdiv, donde acuden los mejores  tenores y hacen de la ciudad su sede.

Con un gran patrimonio de la antigüedad clásica, parece  que la ciudad actualmente resurge con un estilo arquitectónico único donde el arte y su atmósfera  envuelven  proyectos dignos de entusiasmar a quienes la elijan como destino turístico. A mí, todo me atrae: Lo que han conservado del pasado, que es mucho, y lo que realizan, ahora, incluyendo cuánto van a desarrollar en los ambiciosos proyectos para el año 2019.

Expectante viajaré y está en mi ánimo recorrer cuantos más lugares pueda, impregnando mis sentidos con la belleza de sus monumentos y sus valles o comprobado la calidez de sus gentes para confirmar que la oferta, programada por Plovdiv para el acercamiento de ciudadanos de diferentes edades, etnias, religiones y  distintas zonas, se centra  en el deseo de trabajar juntos, incorporando un vasto patrimonio cultural de la antigüedad clásica a la vida contemporánea. Es mi propósito relatar en papel cuanto vea y aprenda, para contárselo desde la revista "Topturisme”,  y asegurarles, desde mi modesto criterio, que si eligen Bulgaria como destino turístico para sus vacaciones no se arrepentirán. Esperémoslo así...