Buscar
06:36h. Sábado, 29 de Abril de 2017

Guanajuato

“Nunca terminarás de conocer Guanajuato”. Así de tajante es la opinión de una experta viajera como Anna Alarcón. Y es que el Estado mejicano de Guanajuato tiene tanto que ver,  que no te queda otra que volver.

Carnaval Veneciano

Por Carnaval, Venecia se viste con sus mejores galas para sorprender a propios y extraño con su inigualable espectáculo de fiesta, color y alegría. Probablemente, uno de los mejores del mundo

Ataúdes Colgantes en Sagada en Filipinas

Sagada

La muerte, con sus ritos, tradiciones, y simbologías, es, probablemente, uno de los aspectos más controvertidos y enigmáticos del ser humano. En algunos lugares, es un duelo,  y, en otros, una celebración. Pero, en cualquier caso, la muerte es un inescrutable  misterio del que cada cultura hace su propia interpretación. En el pueblo de Sagada, por ejemplo, al norte de la isla de Luzón (Filipinas) practican uno de los ritos funerarios más extravagantes del mundo. Allí puede verse cómo los igorrotes, la tribu indígena de la zona, encierran en posición fetal a sus miembros fallecidos en unos ataúdes que, tras el rito procesional, son elevados, clavados o atados en lo alto de los precipicios de las montañas rocosas.

Terrazas de arroz en la Cordillera Filipina

Contemplar los arrozales filipinos en la Cordillera es una experiencia mágica. Clavas tus ojos en las terrazas y no dejas de mirarlas. Tratas de descifrar cuál es el misterio que te embelesa.

El porqué de su belleza… Algunos viajeros pueden calificar este espectáculo como “la esencia de la vida” o “un majestuoso oasis de tranquilidad”. Otros, lo han bautizado ya como “la octava maravilla del mundo”. Llámalo como tú quieras. Pero nadie puede sentirse indiferente ante las terrazas de arroz en la Cordillera Filipina.

Más aún: el que busque sentir emociones reales inspiradas por la naturaleza debe subir a la provincia de Ifugao (Batad y Bangaan, en el municipio de Banaue, a 10 horas de automóvil desde Manila) donde este alimento básico por excelencia se cultiva como un arte.

MONTAUBAN, LA CIUDAD ROSA, CAPITAL DE TARN Y GARONA

“¡Yo vivo allí!”. Con ese natural orgullo, exclamaba y dirigía su mano hacia un bello edificio de la Plaza Nacional de Montauban, la guía Lauriane Donzelli, cuando visité el punto neurálgico de la ciudad francesa: una hermosa plaza porticada, con dobles arcadas, y rodeada de un excepcional conjunto arquitectónico de antiguo ladrillo rosáceo. Este estilo, omnipresente en todo el centro de la urbe, la convierte en una imagen singular. Cuando al atardecer  los últimos rayos de sol se intensifican, el color del ladrillo y el azul del cielo ofrecen un espectáculo irrepetible.