Buscar
04:00h. Lunes, 11 de Diciembre de 2017

LA PRIMERA BANDERA AZUL QUE SE CONCEDIÓ EN CANARIAS FUE AL PUERTO DEPORTIVO DE LOS GIGANTES

El Puerto Deportivo de Los Gigantes galardonado con el "Amable del Turismo 2017"

El Puerto Deportivo de los Gigantes es el decano de los Puertos de la isla. La concesión fue otorgada en 1975, por lo que es el primer Puerto Deportivo construido en Tenerife.

La ubicación del mismo es única,  en un paraje impresionante donde los Acantilados de los Gigantes presiden la mejor zona de la isla para la navegación, pues estos la protegen de los vientos alisios.

Por esta razón, el Puerto siempre ha sido un emblema turístico de la isla, donde ya en 1964 la belleza sin igual del entorno en el que se ubica llevó al Gobierno a declarar la zona “Centro de Interés Turístico Nacional”. A partir de su construcción, el Puerto ha sido pieza clave del desarrollo turístico de la zona, donde los visitantes disfrutan de las actividades que ofrecen las numerosas empresas turísticas instaladas en el mismo. De hecho, actualmente es el enclave de referencia para la realización de dos de las actividades turísticas más relevantes en la isla: Whale Watching y la Bajada del Barranco de Masca.

Desde los inicios, la gestión del Puerto se orientó al respeto del entorno. Por esta razón, la primera Bandera Azul que se concedió en Canarias fue precisamente al Puerto Deportivo de los Gigantes, y no únicamente en la categoría de Puertos, si no la primera bandera azul en Canarias en cualquier categoría, antes incluso que cualquier playa.

El Puerto Deportivo de los Gigantes es un destino turístico de referencia en la isla de Tenerife, con un enfoque de turismo de calidad y sostenible; así como la puerta de entrada a los Acantilados de los Gigantes y al Parque Rural de Teno.

Habida cuenta de la sensibilidad del ecosistema en que se ubica con colonias estables de cetáceos, especies protegidas de aves que anidan en la zona, como el águila pescadora o el halcón tagorote, flora protegida… etc, se consideró sin ningún tipo de duda la necesidad de abordar todas las acciones en el marco de la sostenibilidad. Pero no se entendió como una limitación, sino todo lo contrario.

Durante estos 41 años se ha hecho necesario aunar esfuerzos para que toda la actividad del puerto y la de las empresas turísticas que giran en torno al mismo, asuman su responsabilidad y adopten las prácticas sostenibles y de calidad que sean necesarias en cada caso, alineándose con el compromiso de mejora y la asunción del marco de respeto medioambiental.

En definitiva, se han establecido unas bases de un destino turístico sustentado en la excelencia, la calidad y el respeto y que está haciendo llegar al visitante la magia y la fragilidad de Los Gigantes, convirtiendo el Puerto en acceso a su disfrute pero también en garante de una experiencia auténtica y sostenible.