Paseo por Santa Cruz de La Palma

Vista desde fuera, Santa Cruz de la Palma parece una ciudad más. No revela en un primer momento todo aquello que, orgullosa, conserva y que le vamos a ayudar a conocer un poco mejor para que la valore, la disfrute y la respete.

Paseo por Santa Cruz de La Palma
Santa Cruz de la Palma
Santa Cruz de la Palma

Para ello le hemos  confeccionada dos itinerarios. El primero le conducirá a través del primer tramo de la calle Real ( O´Dayly ), por el que fuera el primitivo núcleo de la ciudad, más próspero y enriquecido gracias a una actividad comercial en auge como era, sobre todo, la exportación de azúcar y vino a Europa y América. Fue el lugar de asentamiento elegido por varias familias extranjeras, portuguesas, genovesas y flamencas, afincadas en la isla y dedicadas al comercio. En este tramo se sitúan los edificios más representativos del poder civil y religioso, ayuntamiento e iglesia, así como el antiguo convento dominico y junto a él se desarrollan a su sombra una serie de barrios ( San Sebastián, San Telmo) que conservan casi intactas sus construcciones originales deleitándonos con un maravilloso tipismo. En la actualidad, junto con la zona de la Avda. de El Puente, se puede considerar como el Central Bussiness Distric ( CBD ) de Santa Cruz de la Palma.

Al llegar a la Placeta de Borrero puede optar por seguir por Pérez de Brito o desviarse hacia la Avenida marítima para observar los balcones típicos y continuando hacia el Norte el Castillo de Santa Catalina, hasta llegar a la Alameda y plaza de San Francisco. Alrededor de ésta y a la sombra del antiguo convento franciscano se encontrará con los barrios de A. Rodríguez López (El Tanque) y Baltasar Martín (Los Molinos). En el centro de ambos, el barrio de pescadores sirve de ejemplo de este sector de la población que vive de cara a la mar. Ese mar que tanto ha influido en la historia de La Palma y en la vida de sus habitantes. Por mar llegaron los piratas, también las nuevas ideas, intercambios culturales y asimismo ha sido testigo de una fuerte emigración en momentos de crisis (cochinilla...). Debemos recordar también los astilleros que en el XIX poseía la ciudad, en los que se construyeron en poco más de un siglo más de 120 barcos para el comercio con América. La historia de La Palma la conservamos no sólo en sus calles y edificios, sino también en la Prensa del siglo XIX con la aparición en 1863 del primer periódico El Time, al que le siguieron otras publicaciones. Fue la primera ciudad en canarias que recibió en 1893 la luz eléctrica. En el siglo XVI fue la sede del Juzgado de Indias en Canarias y en la actualidad la ciudad también es la sede del Diputado del Común de Canarias.

ITINERARIO 1

Calle Real

Arteria principal de Santa Cruz de La Palma, que une el puerto con la Alameda bajo los nombres de O´Daly y Pérez de Brito, comerciante de origen irlandés afincado en la Palma y abogado procedente de Garafía respectivamente, que ganan el pleito contra los regidores Perpetuos logrando que desde 1771 fueran elegidos por sufragio cada dos años.

A lo largo de todo su recorrido se abren numerosos comercios, bares, oficinas y edificios nobles que arrancan desde los primeros años de la incorporación a la Corona de Castilla, mostrando estilos arquitectónicos que van desde el Renacimiento hasta el Eclecticismo. Muchos de estos edificios han visto posteriormente modificar sus fachadas durante el siglo XIX adaptándose a los nuevos gustos estéticos, siendo realizadas estas obras por artistas locales.

Casa de Salazar

Uno de los ejemplos arquitectónicos más sobresalientes de la ciudad. Data de la primera mitad del siglo XVII y modificada posteriormente por D. Ventura de Salazar, Caballero de la orden de Calatrava. Su fachada es completamente de piedra con columnas de fuste helicoidal flanqueando la entrada, y en su frontón quebrado se encuentra, sobre el vano del balcón, el escudo de armas de Salazar con la leyenda "Soli Deo sit gloria" (Sea la gloria sólo para Dios). En su interior destaca el rico artesonado labrado del salón principal y el patio, en cuyo centro un pozo de agua sirve de pétreo testigo a una serie de plantas que se elevan majestuosas y soberbias con balconadas y balaustres torneados realizados en madera de tea de la isla (pinus canariensis).

Plaza de España

Centro neurálgico de Santa Cruz de La Palma. Destacan por su importancia en el Ayuntamiento, la iglesia de El Salvador, La Fuente y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned). En el centro se encuentra la escultura en bronce de D. Manuel Díaz (1774-1863), sacerdote liberal, de espíritu caritativo y con grandes inquietudes sociales y culturales.

Ayuntamiento

Es el edificio civil más importante de la isla y sustituye a otro anterior quemado por los piratas franceses en 1553. El actual edificio data de 1559 y el propio rey Felipe II, que figura en un relieve en su fachada, la concede importantes beneficios económicos para su terminación (penas de cámara). Es de estilo renacentista y consta de dos plantas. La inferior es una galería con pórticos y arcos de medio punto que recuerda a otras existentes en la Península y América. Y la superior con ventanas asimétricas.

En su fachada se observan relieves alusivos a lo que es propio del mal gobierno en una ciudad: un rostro humano que saca la lengua simbolizando a la calumnia; una arpía, símbolo de la intriga... También se representa lo que debe caracterizar al buen gobierno. La fortaleza, el delfín ( la inteligencia ) y una mujer que estrangula a dos serpientes entre sus manos con la frase "Invidos virtute superabis" ( Vencerás a los envidiosos con la virtud). En su interior merece contemplarse la pintura al óleo del pintor Palmero González Méndez ( 1843-1909 ). Le cabe la honra de ser el primer ayuntamiento de España de elección popular, al ser elegidos sus representantes en 1773. En él se custodia su valiosísimo Archivo con documentos para la Historia de la Palma que se inicia en 1553, ya que toda la documentación anterior a esta fecha fue destruida por el ataque pirático de François Le Clerc.

Iglesia de El Salvador

También de estilo renacentista, comienza a edificarse en los primeros años tras la incorporación de la isla a la Corona y posteriormente fue ampliándose a lo largo de las centurias siguientes. En su interior hay que destacar, entre otros elementos, la bóveda de crucería gótica que se encuentra en la sacristía. El templo consta de tres naves separadas por arcos de medio punto que descansan sobre soportes de orden toscano. Las naves se cubren con armadura mudéjar ( de par y nudillo y de limas moamares ) con tirantes dobles, todo ello decorado y policromado con temas geométricos y vegetales de gran riqueza ornamental. El retablo de la capilla mayor, de estilo neoclásico al igual que la mayoría de los existentes en este templo, alberga el lienzo de la Transfiguración, obra del pintor A. M. Esquivel ( 1806-1857), pintor sevillano de estilo romántico, cuyas obras se encuentran también en el museo del Prado de la capital de España.

Ya en el exterior destaca su torre con aspecto de fortaleza sólidamente construida, probablemente debido a un carácter defensivo. Construida en piedra volcánica negra, presenta en la ventana, coronada con un frontón triangular, relieves e inscripciones alusivas a una etapa de la historia de la isla ( el entredicho del obispo Deza).

Fuente

En su solar se encontraba el primitivo Ayuntamiento antes de ser destruido por el pirata francés  François Le Clerc en 1553. Está adosada a la pared de la que surgen varios caños de agua, enmarcada en un arco rebajado y coronada por un frontón en cuyo tímpano se encuentra el escudo de San Miguel, advocación bajo la cual se pone la isla, y a su lado el escudo del gobernador. Fue construida en 1588 y su estilo es renacentista.

La Cosmológica

Importante sociedad cultural creada en 1881 de gran arraigo y prestigio en toda Canarias. En su biblioteca, archivo y hemeroteca, formada por más de 20.000 volúmenes de los siglos XV y XVI  en adelante, se guardan importantes documentos de nuestro pasado. Relevante foco cultural de la isla, también conserva en su interior algunos escudos nobiliarios de antiguas familias de la ciudad, cuyas casas han ido desapareciendo fruto de las modernas construcciones. También se exhiben los escudos en piedra de los antiguos castillos y puertas de acceso a la ciudad, todo ello restos de un antiguo Museo Arqueológico y de Historia Natural creado por esta  Sociedad como consecuencia de las corrientes positivistas y darwinistas llegadas a nuestra isla en el siglo XIX.

Hoy solamente conserva su carácter de Biblioteca, Archivo y Hemeroteca.

San Sebastián

Calle de sugestivo y evocador recorrido que conserva todo el tipismo isleño con sus casas de una o dos plantas de altura, ventanas de celosía y sus características cubiertas a dos y cuatro aguas con teja árabe. En ella, a mitad del camino, se pueden observar la plaza y la ermita dedicadas al santo que les da nombre. En su interior se encuentran las imágenes flamencas del siglo XVI de San Sebastián y Sta. Catalina de Alejandría, dos esculturas que hablan de la importancia de los intercambios comerciales basados en el azúcar de nuestra isla con Flandes durante el siglo XVI. Siguiendo el recorrido de su  "empinada" cuesta nos encontramos con uno de los rincones más bellos y entrañables de Santa Cruz de La Palma: el Dornajo.

Santo Domingo

La actual iglesia de Santo Domingo es el templo del antiguo convento dominico de San Miguel de las Victorias. Tuvo su origen en una ermita que el conquistador de la isla, D. Alonso Fernández de Lugo, eligió en honor de San Miguel, patrón de la isla y de Flandes. Su construcción data del siglo XVI, aunque su conjunto arquitectónico fue realizado en diferente etapas. En cuanto a su arquitectura, presenta una planta de cruz latina, arcos de medio punto y ricas cubiertas de estilo mudéjar. Sin embargo, su verdadera importancia estriba en su interior, donde Renacimiento, Barroco y Neoclásico se conjugan armoniosamente formando parte de un todo. Allí podemos encontrar pintura flamenca como el magnífico lienzo de la Santa Cena, obra de Ambrosio Francken (1544-1616), de inspiración italianizante, además de otras obras de Peter Pourbous (1523-1584): San Miguel, Genealogía de Jesús, San Juan Bautista y Santos Dominicos. El barroco ha dejado su huella en el espléndido retablo de columnas salomónicas de la Capilla Mayor.

San Telmo

Dejando atrás la plaza de Santo Domingo,  nos encontramos con el típico barrio de San Telmo. Sugestivo barrio de Santa Cruz de la Palma que, con una arquitectura canaria de espléndido sabor  tradicional, ha sabido mantener no sólo su tipismo y buen estado de conservación de sus casas, sino también restaurar y recuperar algunos rincones que se habían perdido  través del paso de los años. A mitad del camino nos encontramos con el risco de la luz, mirador marítimo desde el que se divisa una espléndida panorámica de nuestro puerto.

En su interior se conserva un galeón de fines del siglo XVII que sirve de andas procesionales a la imagen de San Telmo, del que existe una reproducción en el Museo Naval de Madrid.

ITINERARIO 2

Balcones típicos

El balcón llega a las islas desde los primeros años de la colonización hispana, traído fundamentalmente por habitantes de la Baja Andalucía, produciéndose con el paso del tiempo una transformación considerable que se debe  a la aportación de los emigrantes portugueses establecidos en la isla, lo que explica la actual organización de los balcones así como una cuantiosa aparición de variantes: cubiertos, con balaustres, de celosías e incluso cubiertos con cristales... Estos balcones son en realidad la parte posterior de la vivienda, cuyo frente principal mira a la calle real y es frecuente verlos superpuestos sirviendo el piso del superior como techo del inferior.

Castillo de Santa Catalina

Situado en el antiguo barrio de este nombre, fue construido por contribución popular con autorización del emperador Carlos V y posteriormente de su hijo Felipe II. Su planta es cuadrada con cuatro baluartes en los ángulos. La fábrica actual es del siglo XVII, reconstruido por el ingeniero Miguel Rosell. Presenta a su entrada una portada en arco rebajado en el que figuran las armas reales. Por Decreto del 22 de junio de 1951 ha sido declarado Monumento Histórico-Artístico.

Alameda 

Al tiempo que el visitante se toma un ligero descanso bajo la sombra de los frondosos laureles de Indias en la Alameda, disfrutando de una reponedora calma, puede contemplar y visitar el "Barco la Virgen", que junto con " El Castillo", celoso vigilante desde la parte superior de la roca de la Encarnación, son los protagonistas una vez cada cinco años, en las fiestas de la Bajada de la Virgen. Por otra parte, la imagen del Barco también evoca ese pasado marinero y emigrante que a lo largo de toda su historia ha caracterizado al palmero, particularmente en el siglo XIX, momento de auge en la construcción naval de La Palma, así como época en la que se emigra a América, fundamentalmente a Cuba. Hoy en día, en su interior y como recuerdo de ese pasado, se puede observar el Museo Naval de Santa Cruz de La Palma. En el otro extremo de la alameda y de paso ya, hacía San Francisco, nos encontramos con la Cruz del Tercero, lugar donde, según la tradición el Adelantado Lugo incorporó La Palma a la cultura occidental el día 3 de mayo de 1493. En su lugar se ha perpetuado esta Cruz, llamada del Tercero, como monumento conmemorativo de la lucha entre los benahoaritas (primitivos habitantes de la isla) y  los conquistadores hispanos en la celebración del IV Centenario y primera conmemoración de la Fundación de la Ciudad (1893).

Iglesia de San Francisco

Este templo formó parte de todo un conjunto que era el Real Convento Franciscano de la Inmaculada Concepción ( hoy Museo Insular ). Se trata de una construcción del siglo XVI. Su planta es de cruz latina, de una sola nave y los brazos desiguales formados por capillas que fundaron las principales familias de la ciudad. En su interior debe observar el rico artesonado en forma cupular con casetones renacentistas, uno de los más importantes de Canarias, de la capilla donde se encuentra el Señor de la Piedra Fría, así como también debe observar esta imagen, escultura del siglo XVI procedente de Indias o el grupo escultórico gótico-flamenco del siglo XVI Sta. Ana, la Virgen y el Niño o la imagen del Señor de la Caída, obra sevillana del siglo XVIII. Pinturas, esculturas y orfebrería completan este austero templo franciscano, que en su pórtico perpetúa la memoria del insigne palmero Baltasar Martín, quien, según la tradición, con su bravura expulsó a los piratas franceses que en 1553 habían sometido a la ciudad a incendio y saqueo, muriendo a la entrada de este templo, víctima de un lamentable accidente.

Este templo ha sido declarado Monumento Histórico-Artístico.

Museo Insular

Situado en el antiguo convento franciscano del siglo XVI, destaca en su interior y a primera vista, su recio y austero claustro.

Iglesia de la Encarnación

Al otro lado del Barranco de las Nieves se encuentra la iglesia de La Encarnación. Data del siglo XVI y se levantó en un lugar muy próximo a las casillas de paja  que ocuparon los primeros evangelizadores tras la conquista de la isla.

En el interior destaca, situado en el retablo de la capilla mayor, el grupo escultórico del siglo XVI procedente de Flandes "La Asunción", formada por el Arcángel San Gabriel y la Virgen realizados en madera policromada.

Real Santuario de Nuestra Señora de Las Nieves

Siguiendo en coche por esta misma carretera o incluso a pie por el Camino Real de El Planto, llegará al Real Santuario Insular de Nuestra señora de las Nieves. En su aspecto actual la iglesia data del siglo XVII y en su portada lateral, obra tardía pero de gran calidad, se aprecian detalles decorativos que evidencian el Renacimiento. El Santuario es centro espiritual de los palmeros que sienten verdadera devoción por Nuestra Señora de las Nieves, Patrona de la isla y Alcaldesa Honoraria de Santa Cruz de La Palma y de otros municipios de la isla, una imagen cuya antigüedad se remonta a fines del siglo XVI en un estilo de transición del Romántico al Gótico. Destaca en este Santuario Mariano, junto con el San Miguel , el grupo escultórico de El Calvario flamenco del siglo XVI en madera policromada, procedente de un taller de Amberes. Retablos, pinturas, orfebrería, joyas, lámparas de cristal de La Granja, junto con el magnífico y espléndido ropero de la Virgen, convierten a este templo en un verdadero Museo Insular de Arte Sacro.

Teatros

Cuenta también el municipio de Santa Cruz de La Palma dos bellos teatros: el popularmente llamado "Teatro Chico" que se encuentra situado en el mismo centro urbano, junto a la popular Plaza de las Flores, en la Avenida de El Puente. Y el " Teatro Circo de Marte", situado próximo a la Plaza de Santo Domingo. Ambos nos hablan de un glorioso pasado musical y teatral de la ciudad.

Comentarios
Paseo por Santa Cruz de La Palma