Buscar
19:56h. Lunes, 12 de Noviembre de 2018

Luis Morera, Amable del Turismo 2018

Es uno de los grandes artistas canarios, originario de la isla de La Palma, se ha expresado principalmente a través de la música y la pintura.

No obstante su trayectoria también abarca áreas como la escultura y la dirección artística de espacios arquitectónicos. Cada una de estas disciplinas se encuentra íntimamente relacionada con la protesta y el activismo social. Es un gran defensor de la identidad cultural, así como, la protección del patrimonio histórico, artístico y natural de las islas.

Es Hijo adoptivo de Gran Canaria y Embajador de Buena Voluntad de la Reserva de la Biosfera de La Palma.

La isla de La Palma le marcaría definitivamente su carrera artista, con una trayectoria profundamente ligada a sus orígenes. Ya de adolescente, Luis Morera ahondaba en los elementos que observaba en su alrededor, elementos que hoy en día podemos ver plasmados en su obra.

Su gusto por el arte y talento se manifestó desde muy temprana edad. En el coro de la parroquia aprendió a tocar la guitarra. En su adolescencia, formó parte de “Los Crótalos” y “Nuevas Vibraciones” grupos en los que se tocaba música pop, rock y baladas.

Estudios Bellas Artes en la Universidad de La Laguna y hacía música con diversos grupos de rock. En 1965, el año que comenzaba sus estudios, obtuvo el primer premio en Festival de la Canción Moderna de Tazacorte.

Después de sus estudios, regresó a La Palma, donde conoció a Miguel Pérez, quien sería hasta hoy su acompañante musical y amigo. Su característico estilo hippie, los llevó a ser realmente conocidos cuando les ofrecieron actuar en el programa de televisión canaria de folklore “Tenderete” y se les pidió cortarse la melena de aspecto afro que llevaban orgullosamente como símbolo de su libertad. El hecho de no dar su brazo a torcer y presentarse con su peinado revolucionario ante un público amante del folklore, más bien conservador, les lanzó de golpe a la fama. A través del éxito de su canción “La última folía”, Luis Morera, Miguel Pérez y Manolo Pérez, consiguieron la oportunidad de grabar un disco en Barcelona en 1973, apareciendo así “La contra”, con versiones clásicas de Néstor Álamo. Con ello, en 1974 se fundaría por fin el grupo musical Taburiente.

Un acontecimiento clave que marcaría de forma definitiva la trayectoria del artista Luis Morera fue conocer a su amigo César Manrique.