Buscar
13:07h. Viernes, 23 de Junio de 2017

RODAR EN CANARIAS ES YA UNO DE LOS MEJORES LUGARES DEL MUNDO

Las Islas Canarias, un paraíso de incentivos fiscales para el mundo audiovisual

Desde 2009, las Islas Canarias han vivido un auténtico vendaval de cine gracias a los incentivos fiscales. Entre otras, se han rodado Furia de titanes (Louis Leterrier), Ira de titanes (Jonathan Liebesman), Fast & Furious 6 (Justin Lin), Exodus: Dioses y reyes (Ridley Scott), En el corazón del mar (Ron Howard), Ma ma (Julio Medem), Felices 140 (Gracia Querejeta), Nadie quiere la noche (Isabel Coixet), Invasor (Daniel Calparsoro), El dictador(Sacha Baron Cohen), Palmeras en la nieve (Fernando González Molina), REC 4. Apocalipsis(Jaume Balagueró), Atrapa la bandera (Enrique Gato), Evolution (Lucile Hadzihalilovic), la saga Bourne etc. 

El Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias es diferenciado respecto al régimen tributario español por la condición geográfica respecto de su insularidad y ultraperificidad. Es importante subrayar que este régimen no trata de beneficiar a Canarias, sino de compensar sus más que evidentes desventajas geográficas. Está avalado por la Constitución Española, el Estatuto de Autonomía y el Derecho Comunitario.

En el cine esto empezó a ser una realidad a partir de 2007. Porque las deducciones en actividades cinematográficas se regularon de forma definitiva ese año con el fin de potenciarlo, con la Ley del Cine, 55/2007. En 2007 se establece, también, que las Agrupaciones de Interés Económico (AIE) pueden acceder a las ayudas directas del ICAA (Ministerio de Cultura). Así, en ese momento convergían las dos posibilidades, que estas AIEs participaran en las ayudas directas del Ministerio de Cultura y, a la vez, pudieran beneficiarse de los incentivos fiscales. Esto hizo que se trasladase al cine una forma de financiación mediante capital ajeno que ya existía para otras actividades.

En Canarias hay tres principales incentivos:

  1. La Zona Especial Canaria (ZEC) funciona como una tributación reducida para aquellas entidades que se dediquen a determinadas actividades, entre otras, la producción de cine. Pueden constituirse empresas audiovisuales como entidades ZEC en Canarias y tributar al 4% sobre una parte de sus beneficios.
  2. La Reserva de Inversiones de Canarias (RIC), por otra parte, funciona como una rebaja de la base sobre la que tributar supeditada a una posterior inversión de la misma durante los cuatro años siguientes, y se puede materializar también en producciones audiovisuales.
  3. El régimen de deducciones, entre las que se encuentra la deducción por inversiones en obras audiovisuales españolas y ejecución de rodajes internacionales.

Es importante decir que sobre una misma inversión no puedes materializar dos beneficios, el de la inversión por deducción y la RIC, así que hay que elegir entre uno u otro camino. Este es el motivo por el que la vía de la RIC encaja a priori de una forma más limitada para producciones de cine que la deducción por inversiones en largometrajes, pues se trata de una inversión a riesgo en una actividad que no es tu negocio

EL INCENTIVO PARA PRODUCCIONES INTERNACIONALES

Se incluyendo casi todos los gastos que pueda tener una productora que venga a rodar, pues incluye prácticamente todos los gastos, excepto los generales de esa empresa local que hace el service: su oficina, su teléfono, su luz, sus gastos de asesoría laboral, gestoría, etc, es decir, aquellos no directamente relacionados con la ejecución del rodaje. Una productora extranjera, por norma general, tiene que contratar a una nacional para acceder al incentivo.

Es necesario que la empresa que obtiene la devolución del 35% sea una productora registrada en el ICAA (Ministerio de Cultura) y, además, que sea sujeto pasivo del Impuesto de Sociedades español. ¿Por qué? Porque la devolución se realiza contra el Impuesto de Sociedades de esa empresa que ha hecho el service de producción. Las dos posibilidades que se abren, pues, son: contratar a una empresa de producción española que haga el trabajo de ejecución o bien que la productora extranjera cree una empresa en el territorio que le haga el servicio de producción a su película.

Las inversiones por rodajes extranjeros en el país tienen un impacto en la economía y el turismo que justifica seguir apoyándolo con el esquema de incentivos. Por eso al productor se le dice que, si viene, se le devolverá una parte de lo que aquí haya invertido. Hay que tener en cuenta que en esa inversión que realiza el productor extranjero está pagando Seguridad Social e impuestos indirectos y directos. En términos generales, en Canarias, si invierte 100, el Estado le devuelve 35.

Las producciones internacionales, funcionan sobre todo como un sistema de devolución sobre el gasto desembolsado. Mediante estetax credit, primero se reduce la carga fiscal de la productora de service y, cuando queda a cero, se produce la devolución sobre el excedente.

Para las producciones extranjeras es casi un devolución directa. Y quiere decir que, si se crea una nueva empresa, para cada producción esa empresa de nueva creación probablemente no tenga que pagar, además, muchos impuestos. Con lo cual es posible que obtenga en cash el 35% de los gastos de producción. En el caso de Canarias, la devolución es del 35 % sobre el gasto de esos determinados conceptos, que se hayan llevado a cabo en las islas, con un tope de 4,5 millones de euros de deducción. Si tienes impuestos a pagar por esa cantidad, te los compensa y si tienes menos de esa cantidad, la cantidad que reste te lo devuelven en cash. La ley, además, establece que la base de la deducción no puede superar los 50.000 euros para los cabezas de equipo del personal creativo (director, guionista, actores, directores de fotografía, arte y sonido…). Esto se hace para evitar que determinados salarios que son muy altos tengan una incidencia negativa en el espíritu de la ayuda a través del incentivo.

En el análisis que ha hecho la Unión Europea y que se publicó en enero de 2015, Canarias tiene el incentivo fiscal más potente. En Francia están tratando de llegar al 35%, pero hay que tener en cuenta a cuánto ascienden sus costes de producción. Canarias es muy competitiva.

EL INCENTIVO DE LAS PRODUCCIONES ESPAÑOLAS

La película debe obtener la calificación de obra española, el certificado de culturalidad y proceder al depósito en la Filmoteca Española. Se fomenta la producción de rodajes nacionales, con unos determinados requisitos artísticos y técnicos. Entre ellos, que el director sea español o europeo y que el 75% del equipo de rodaje también lo sea. También pueden acceder a este incentivo las coproducciones hispano extranjeras. La deducción que establece es un incentivo fiscal de hasta el 40% del coste de la producción. Y no hay aquí el límite de 50.000 euros de gasto para el personal creativo que hablamos antes. El incentivo es del 40% sobre el primer millón que se invierta en la película y del 38% para el resto. Es un incentivo muy potente, con un límite de 5,4 millones de euros para las películas rodadas en Canarias. En Península, el límite es de tres millones de euros y los porcentajes, el 20% y el 18%, respectivamente.

La inversión puede ser directa o vehiculada a través de una AIE. Normalmente, en España una productora ejecutiva no tiene capacidad fiscal para absorber créditos fiscales por valor de 5,4 millones de euros. Por eso se creó la fórmula de las Agrupaciones de Interés Económico, que hace que estos beneficios fiscales se imputen directamente a sus socios. Así, estos socios, entre los que también puede estar la productora ejecutiva, imputan la deducción generada por la producción audiovisual.

Los inversores interesados se agrupan en una AIE, capitalizan esa sociedad vehicular, y dicha AIE, que es la verdadera productora de la película y la titular de los derechos derivados de la propiedad intelectual, realiza la producción, bien por sí misma o bien encargándole a una productora ejecutiva que haga esa producción. Esa AIE es la que ha generado esa deducción, y como las AIE no liquidan el Impuesto de Sociedades, sino que transmiten a sus socios esa deducción, estos serán finalmente los receptores de las deducciones que genere la AIE por la realización de la película.

Además de la deducción fiscal por la inversión, que es una cantidad que compensa sus obligaciones fiscales con Hacienda, obtiene beneficios potenciales por la explotación de la película, en el caso en que se produzcan, claro. Hay que tener en cuenta que los inversores no pueden ahorrarse todos sus impuestos a pagar ese de año, tienen un límite en Canarias del 60 %. Pero tienes otros 15 años para aprovechar esa deducción.